SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN 8 de diciembre 2017

Inmaculada Concepción de la Virgen María

y el sentido de su fiesta.

 “La Inmaculada Concepción significa que María es la primera salvada de la infinita misericordia del Padre, tal primicia de la salvación que Dios quiere donar a cada hombre y mujer, en Cristo. Por esto la Inmaculada se ha convertido en icono sublime de la misericordia divina que ha vencido el pecado. Y nosotros, hoy, queremos mirar a este icono con amor confiado y contemplarla en todo su esplendor, imitándola en la fe”.

“En la concepción inmaculada de María estamos invitados a reconocer la aurora del mundo nuevo, transformado por la obra salvadora del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. La aurora de la nueva creación actuada por la divina misericordia

 “Por esto la Virgen María, nunca contagiada por el pecado está siempre llena de Dios, es madre de una humanidad nueva”.

Esta fiesta implica dos cosas: “acoger plenamente Dios y su gracia misericordiosa en nuestra vida; transformarse a su vez en artífices de misericordia a través de un auténtico camino evangélico”.

Porque “la fiesta de la Inmaculada se transforma en la fiesta de todos nosotros sí, con nuestros ‘síes’ cotidianos, conseguimos vencer nuestro egoísmo y hacer más feliz la vida de nuestros hermanos, a donarles esperanza, secando aquellas lágrimas y donando un poco de alegría”.

Por tanto, “a imitación de María, estamos llamados a transformarnos en portadores de Cristo y testigos de su amor, mirando en primer lugar a aquellos que son privilegiados a los ojos de Jesús”.

“Mientras vivía en el mundo marcado por el pecado, no fue tocada: es nuestra hermana en el sufrimiento, pero no en el mal y el pecado”. “Más bien, el mal en ella ha sido batido antes aún de tocarla, porque Dios la ha llenado de gracia”.

Que la Virgen “nos ayude a redescubrir siempre más la misericordia divina como distintivo del cristiano” ya que “esa es la palabra-síntesis del Evangelio”. “Es el tramo fundamental del rostro de Cristo: aquel rostro que nosotros reconocemos en los diversos aspectos de su existencia: cuando va al encuentro de todos, cuando sana a los enfermos, cuando se sienta en la mesa con los pecadores, y sobre todo cuando, clavado sobre la cruz, perdona; allí nosotros vemos el rostro de la misericordia divina”.

Papa Francisco

Anuncios

Acerca de Sor Purísima

Soy Monja de clausura Concepcionistas Franciscana y Muy feliz.
Esta entrada fue publicada en DÍA 8 DE DICIEMBRE. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN 8 de diciembre 2017

  1. Blanca dijo:

    María, Reina de la paz, ¡danos a Cristo, auténtica paz del mundo!

  2. Blanca dijo:

    El pueblo cristiano, por inspiración del Espíritu Santo, ha sabido llegar a Dios a través de su Madre. Con una experiencia constante de sus gracias y favores la ha llamado «omnipotencia suplicante», y ha sabido encontrar en Ella el atajo «senda por donde se abrevia el camino»- para llegar a Dios.

    El amor ha «inventado» numerosas formas de tratarla y honrarla. Hoy comenzamos esta Novena a la Inmaculada, en la que procuramos ofrecer algo personal cada día a Nuestra Señora, para preparar la Solemnidad de su Inmaculada Concepción.

    En este primer día de la Novena con que queremos honrar a Nuestra Madre del Cielo, podemos hacernos el propósito firme de recurrir a su intercesión en cualquier necesidad en que nos encontremos, siguiendo el consejo de San Bernardo:

    «Si se levantan los vientos de las tentaciones, si tropiezas con los escollos de la tentación, mira a la estrella, llama a María. Si te agitan las olas de la soberbia, de la ambición o de la envidia, mira a la estrella, llama a María. Si la ira, la avaricia o la impureza impelen violentamente la nave de tu alma, mira a María. Si turbado con la memoria de tus pecados, confuso ante la fealdad de tu conciencia, temeroso ante la idea del juicio, comienzas a hundirte en la sima sin fondo de la tristeza o en el abismo de la desesperación, piensa en María. En los peligros, en las angustias, en las dudas, piensa en María, invoca a María. No se aparte María de tu boca, no se aparte de tu corazón; y para conseguir su ayuda intercesora no te apartes tú de los ejemplos de su virtud. No te descaminarás si la sigues, no desesperarás si la ruegas, no te perderás si en Ella piensas. Si Ella te tiene de su mano, no caerás; si te protege, nada tendrás que temer; no te fatigarás si es tu guía; llegarás felizmente al puerto si Ella te ampara» (San Bernardo, Homilías sobre la Virgen Madre, 2)
    COPIADO DE :” El camino de María)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s