DICHOSOS LOS QUE TRABAJAN POR LA PAZ

Jornada de la Paz.JPG con marco

“Ha brillado una luz sobre nosotros, porque nos nació el Señor, y es su nombre: «Admirable, Dios, Príncipe de la paz, Padre perpetuo»; y su reino no tendrá fin”.

Todos acariciamos en esperanza un futuro mejor que el presente, y, porque esa esperanza es cierta, trabajamos humildemente para verla cumplida: esperamos un mundo mejor y, por alcanzarlo, nos hemos hecho operadores de concordia y de paz.

La paz, corazón de nuestra fe:

No veo, de qué manera podría el hombre desear encontrarse con Dios, no veo de qué manera pudiéramos alegrarnos de ese encuentro, si “encontrar a Dios” no hubiese significado para nosotros “encontrar la paz” que necesitamos, la justicia de la que tenemos hambre, el bien que siempre añoramos.

La paz, el mejor de los bienes que podamos desear, pertenece al corazón de nuestra fe, pues su llegada se anuncia al mismo tiempo que se anuncia el nacimiento de nuestro Salvador. Ha nacido el Señor, y es su nombre: «Príncipe de la paz».

Porque hemos creído, llevamos en el corazón a Cristo y su paz.

Porque son muchos los que, buscándola, todavía no la hallaron, nosotros trabajamos por ella, para que la encuentren.

Vosotros sabéis que llevar la paz al corazón de un hermano es dejarle a Dios en herencia.

La paz, corazón de nuestra tarea:

Dios nuestro Padre, que con providencia amorosa nos llamó al conocimiento de su Hijo y a la comunión con él, nos ha enviado, ungidos por el Espíritu Santo, como envió a su propio Hijo. En nuestras manos puso el evangelio para los pobres, libertad para los cautivos, vista para los ciegos, gracia para los pecadores, amor para todos.

Si consideráis vuestra tarea, daréis nombre a la gracia que se os ha concedido llevar a vuestros hermanos: la gracia del pan, de la educación, de la salud, de la ternura, de la compasión… Podéis decir que a todos estáis llevando sacramentos de Cristo Jesús, el único que para toda la humanidad es Pan, Sabiduría, Salud, Misericordia, Gracia…

Pero podréis también decir que a todos estáis llevando la paz que necesitan y que Dios les ofrece.

“Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios”. “La paz es la que engendra los hijos de Dios… es el descanso de los bienaventurados y la mansión de la eternidad” (San León Magno).

Fr. Santiago Agrelo Martínez  Arzobispo de Tánger

Anuncios

Acerca de Sor Purísima

Soy Monja de clausura Concepcionistas Franciscana y Muy feliz.
Esta entrada fue publicada en NAVIDAD y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a DICHOSOS LOS QUE TRABAJAN POR LA PAZ

  1. Blanca dijo:

    ►“Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios”. “La paz es la que engendra los hijos de Dios… es el descanso de los bienaventurados y la mansión de la eternidad” (San León Magno).◄

    Una entrada preciosa, querida Sor Purísima.
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  2. maribelad87 dijo:

    Paz porque comulgamos al Principe de la paz.
    Bendiciones para ti y tu comunidad
    maribel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s