ASCENSIÓN DEL SEÑOR

Lo vieron levantarse

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 1, 1-11

En mi primer libro, querido Teófilo, escribí de todo lo que Jesús fue haciendo y enseñando hasta el día en que dio instrucciones a los apóstoles, que había escogido, movido por el Espíritu Santo, y ascendió al cielo. Se les presentó después de su pasión, dándoles numerosas pruebas de que estaba vivo, y, apareciéndoseles durante cuarenta días, les habló del reino de Dios.

Una vez que comían juntos, les recomendó:

-«No os alejéis de Jerusalén; aguardad que se cumpla la promesa de mi Padre, de la que yo os he hablado. Juan bautizó con agua, dentro de pocos días vosotros seréis bautizados con Espíritu Santo.»

Ellos lo rodearon preguntándole:
-«Señor, ¿es ahora cuando vas a restaurar el reino de Israel?»
Jesús contestó:

-«No os toca a vosotros conocer los tiempos y las fechas que el Padre ha establecido con su autoridad. Cuando el Espíritu Santo descienda sobre vosotros, recibiréis fuerza para ser mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta los confines del mundo.»

Dicho esto, lo vieron levantarse, hasta que una nube se lo quitó de la vista. Mientras miraban fijos al cielo, viéndole irse, se les presentaron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron:

-«Galileos, ¿qué hacéis ahí plantados mirando al cielo? El mismo Jesús que os ha dejado para subir al cielo volverá como le habéis visto marcharse. »

COMENTARIO

  • Hoy recordamos el día que Jesús ascendió al cielo.
    • El dijo que nos prepararía un lugar para estar todos con El.
    • El cielo es estar perfectamente unidos a Dios por medio de Cristo.
    • ¿De verdad queremos ir al cielo?
    • Si entendemos que ir al cielo es ir a Jesús, dependerá de cuanto amamos a Jesús.
    • Cuando me despido de personas que posiblemente no vuelva a ver en este mundo, suelo decirles: “espero que nos encontremos en el cielo. Ellos suelen responder algo así: “¡Espero que no sea pronto!”
    • La verdad es que muy pocas personas desean ir al cielo. Si les damos a escoger entre cielo o infierno, dicen que prefieren el cielo. Pero prefieren aun más su vida en la tierra.
    • El problema es que conocemos poco a Jesús y por eso lo amamos poco. Hay muchas cosas que ponemos antes que El.
    • No digo que despreciemos este mundo. Los santos deseaban ir al cielo y por eso vivían aquí con tanto amor. Porque en el cielo se vive el amor y se comienza a amar aquí.
    • Cuanto más deseamos a Jesús (estar con Él en el cielo) mas vamos a apreciar nuestra vida en la tierra. El nos da el Espíritu Santo para que podamos amar a todos y todas las cosas en Cristo.
    • Es como una novia que anhela por casarse con su novio. Cuanto más lo anhela mas goza el noviazgo con toda la preparación.
    • No podemos imaginarnos el cielo porque está fuera de nuestras categorías de conocimiento. No puede una persona completamente ciega de nacimiento imaginarse los colores.
    • El cielo no es tanto un lugar como un estado de vida muy superior al nuestro. En el cielo no hay tiempo ni espacio. Solo podemos anticipar el cielo basado en el amor. ¡En el cielo todo se conjuga en el amor!
    • En la tierra empezamos a amar, pero todavía tras velos y límites. En el cielo estaremos en la plenitud del amor.
    • Por eso, la ascensión NO es una fiesta triste y melancólica.
    • Al partir hacia el cielo, Cristo comienza a comunicar el Espíritu Santo a sus apóstoles y los frutos son inmediatos:
    • Jesús los reviste de fortaleza como les había prometido.
    • Ellos “se postraron ante él (adoración) y se volvieron con gran alegría; y estaban siempre en el templo bendiciendo a Dios (alabanza).”
    • Son hombres nuevos llenos de convicción sobre la realidad de Cristo, llenos de propósito.
    • La ascensión es la fiesta de la entronización de Cristo. Sube al cielo y se sienta en Su trono a la derecha del Padre. Significa que Jesús ha transcendido a todas las limitaciones de este mundo y está con Dios. Significa que en Jesús, todos los hombres que creen transcienden también porque somos su Cuerpo.
    • Jesucristo ejercita ahora soberanía sobre los suyos, dándoles la gracia para llevar a cabo su misión en este mundo. A través de ellos su presencia se hace presente en la tierra.
    • Esta verdad es el fundamento de la nueva vida de los Apóstoles.
    • Esta misma experiencia del Señorío de Jesús es expresada por Pablo quien nos dice que Cristo se elevó por encima de todo. Señor “Kyrios”. “puso todas las cosas bajo sus pies”.
    • Frente a Cristo debe doblarse toda rodilla: en los cielos, la tierra y lo que está bajo la tierra (Cf. Flp. 2,9)
    • Jesús, lejos de separarse de nosotros nos ha unido a Él para siempre.
    • En Cristo, nuestra humanidad es elevada hasta Dios.
    • Nosotros somos miembros de su Cuerpo, unidos a la Cabeza.
    • Ya desde la tierra somos de su reino y no del mundo.
    • «He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo».
    • En la tierra podemos estar unidos a Cristo, pero hay diferentes capacidades de unidad.
    • Un novio conoce a su novia y ambos se aman ya. Pero anhelan el día de la boda.
    • Nosotros conocemos a Jesús pero vivimos en la esperanza firme del cielo. Si no tuviésemos ya los primeros frutos, no anhelaríamos la plenitud.
    • Ir al cielo significa ir a estar “con Cristo” (Fi. 1,23)
      P. Jordi Rivero

      Que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo. Ilumine los ojos de vuestro corazón, para que comprendáis cuál es la esperanza a la que os llama, cuál la riqueza de gloria que da en herencia a los santos, y cuál la extraordinaria grandeza de su poder para nosotros, los que creemos, según la eficacia de su fuerza poderosa, que desplegó en Cristo, resucitándolo de entre los muertos y sentándolo a su derecha en el cielo, por encima de todo principado, potestad, fuerza y dominación, y por encima de todo nombre conocido, no sólo en este mundo, sino en el futuro.

De la carta del apóstol san Pablo a los Efesios 1, 17-23

Anuncios

Acerca de Sor Purísima

Soy Monja de clausura Concepcionistas Franciscana y Muy feliz.
Esta entrada fue publicada en CUARESMA Y PASCUA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a ASCENSIÓN DEL SEÑOR

  1. Blanca dijo:

    EL CIELO Y LA TIERRA
    Solemnidad de la Ascensión del Señor
    20 de mayo de 2012

    En un sermón pronunciado en la fiesta de la Ascensión, San Juan de Ávila decía que esta fiesta nos invita a la vez a la alegría y al llanto. “Nuestro deseo parece que se inclina a tener presente a Jesucristo en forma mortal, para que lo viéramos con ojos de carne y gozáramos de su conversación; mas Él a otra parte parece que tira”.
    A veces tenemos la impresión de vivir abandonados. Se desvanece la certeza de la presencia de Dios en nuestra vida. Y todo nos parece un signo escandaloso de su ausencia. Es como si, de pronto, tuviéramos que experimentar el dolor de la orfandad. Y permanecemos mudos y desganados.
    Lo dramático es que esta sensación no es el castigo de los incrédulos o los ateos. También los creyentes parecen obligados a pasar alguna vez por el valle de tinieblas. Dios se oculta y no se deja percibir en el horizonte de nuestra vida. Si somos “buscadores de Dios”, no lo somos por gusto. Como Magdalena, “no sabemos dónde lo han puesto”.

    ENVÍO Y RESPONSABILIDAD

    Nuestra fe confiesa que Jesús ha subido a los cielos en cuerpo y alma. Con esa expresión, de cuño semítico, se nos dice que toda su persona ha entrado definitivamente en el ámbito de la divinidad. El que se abajó y humilló tomando la forma de siervo, ha sido glorificado como Señor. Es más, la humillación parece reclamar para Él la gloria.
    Pero la ascensión de Jesús a los cielos no puede ser para los cristianos el comienzo de una triste y quejumbrosa orfandad. Es la toma de conciencia de una gozosa y activa responsabilidad. El Señor ha dicho y dice siempre a sus discípulos: “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación”.
    Si Él vivió limitado a un rincón de la tierra, a sus discípulos se les abren todos los caminos del mundo. Si Él proclamó la buena noticia del Reino de Dios, sus discípulos han recibido el don y la tarea de completar aquella misión. Si Él era el Señor de la creación, sus discípulos se saben enviados a toda la creación.

    EL SEÑOR Y LOS DISCÍPULOS

    Es muy interesante el final del Evangelio según San Marcos (Mc 16, 15-20). Entre otras razones, porque concluye vinculando la misión de los discípulos a la misión misma del Mesías:
    • “Después de hablarles, el Señor Jesús ascendió al cielo y se sentó a la derecha de Dios”. Al principio fue la palabra. Al principio de la vida de Jesús. Y al principio de la misión de la Iglesia. Antes de subir al cielo, Jesús fue sembrando la semilla de su palabra
    • “Ellos fueron y proclamaron el Evangelio por todas partes”. Los discípulos de Jesús no fueron llamados para permanecer en la holganza. Su patria son los caminos. Y su trabajo, la proclamación de una buena noticia que nos salva y hace comunidad.
    • “El Señor actuaba con ellos y confirmaba la palabra con los signos que los acompañaban”. Jesús anunció a los discípulos que siempre estaría con ellos. Ahora sabemos que siempre estará en el mundo por medio de ellos.
    – Padre nuestro, tu Hijo Jesús ha subido a los cielos, llevando con él toda nuestra humanidad, con sus logros y sus fracasos, con nuestro cansancio y nuestra esperanza. Que por medio de él baje sobre toda la humanidad la lluvia de tu gracia y de tu misericordia. Amén.

    José-Román Flecha Andrés
    Universidad Pontificia de Salamanca

  2. Blanca dijo:

    Sor Purísima he copiado un comentario de la fiesta de la Ascensión y siendo un poco largo no me ha permitido el Espacio dejarte un abrazo.
    Feliz día de la Ascensión
    Un fuerte abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  3. maribelad87 dijo:

    Que Jesús nos envíe su Esdpíritu para que podemos desear ir al cielo.
    Maribel

  4. Somos egoístas por naturaleza( yo al menos) y me aferro a la vida para no marchar, a pesar de saber que allá en el cielo tengo seres queridos que después de sufrir descansan…Pero que velan por mi…Gracias ,un abrazo.

  5. Mª Angustias, al leer tus palabras me viene la idea de que es natural el amor a la vida, es un don de Dios. Pero el cielo se puede comenzar ya aquí en la tierra, si estamos unidas a El; eso es, lo que debemos procurar y unirnos a los que nos precedieron através de la oración. El momento de nuestra partida no somos nosotros los que tenemos que decidirla es el Señor y lo mejor es desear lo que El quiera.
    Un abrazo y que el Señor te de su paz.

  6. Angel Fernández Samper dijo:

    de que pintor es el cuadro este de la ascesión de Jesus al cielo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s