VIVIR LA PRESENCIA DE DIOS

Basta con una simple elevación del corazón. Con un simple recuerdo de Dios, un acto de adoración interior… Dios no nos pide grandes cosas: un simple recuerdo de vez en cuando, un acto de adoración, pedirle alguna vez su gracia, ofrecer unas veces nuestros sufrimientos, otras darle gracias. Estas oraciones,  por breves que sean, son muy agradables a Dios.

Cultivemos con fidelidad exquisita el ejercicio de esa presencia y la mirada interior a Dios  dentro de nosotros mismos, que siempre debe realizarse con suavidad, con humildad, con amor…

Debemos convertir nuestro corazón en un templo espiritual para Dios, donde adorarlo sin cesar. Para ello hay que velar para no hacer nada, ni decir nada que pueda desagradarle.

De la revista ORAR

Anuncios

Acerca de Sor Purísima

Soy Monja de clausura Concepcionistas Franciscana y Muy feliz.
Esta entrada fue publicada en DE LA ORACIÓN y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a VIVIR LA PRESENCIA DE DIOS

  1. Blanca dijo:

    Gracias por esta preciosa entrada querida Sor Purísima…..Cuando sabemos y estamos convencidos que nos ama…..Hasta un latido del corazón es oración….Y vivido en Su presencia…..Qué hermoso es poedernos comunicar. Un fuerte abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s