DÍA DE LA VIDA CONSAGRADA

2 de febrero 2011

 

 

VOCACION

“Jesús, poniendo en él los ojos, le amó”.

3. “Jesús, poniendo en él los ojos, le amó” y le dijo: “Si quieres ser perfecto, ve, vende cuanto tienes, dalo a los pobres, y tendrás un tesoro en los cielos, y ven y sígueme”. Aunque sabemos que estas palabras, dichas al joven rico, no fueron acogidas por él, sin embargo su contenido merece una atenta reflexión; éstas nos presentan efectivamente la estructura interior de la vocación.

“Jesús, poniendo en él los ojos, le amó”. Este es el amor del Redentor: un amor que brota de toda la profundidad divino-humana de la Redención. En él se refleja el eterno amor del Padre, que “tanto amó… al mundo, que le dio su unigénito Hijo, para que todo el que crea en El no perezca, sino que tenga la vida eterna”. El Hijo, lleno de ese amor, aceptó la misión del Padre en el Espíritu Santo, y se hizo Redentor del mundo. El amor del Padre se reveló en el Hijo como amor que salva. Precisamente este amor constituye el verdadero precio de la Redención del hombre y del mundo. Los Apóstoles de Cristo hablan del precio de la Redención con una profunda emoción: “habéis sido rescatados… no con plata y oro, corruptibles…, sino con la sangre preciosa de Cristo, como cordero sin defecto ni mancha”, escribe San Pedro. “Habéis sido comprados a precio”, afirma San Pablo.

La llamada al camino de los consejos evangélicos nace del encuentro interior con el amor de Cristo, que es amor redentor. Cristo llama precisamente mediante este amor suyo. En la estructura de la vocación, el encuentro con este amor resulta algo específicamente personal. Cuando Cristo “después de haber puesto los ojos en vosotros, os amó”, llamando a cada uno y a cada una de vosotros, queridos Religiosos y Religiosas, aquel amor suyo redentor se dirigió a una determinada persona, tomando al mismo tiempo características esponsales: se hizo amor de elección. Tal amor abarca a toda la persona, espíritu y cuerpo, sea hombre o mujer, en su único e irrepetible “yo” personal. Aquél que, dándose eternamente al Padre, se “da” a sí mismo en el misterio de la Redención, ha llamado al hombre a fin de que éste, a su vez, se entregue enteramente a un particular servicio a la obra de la Redención mediante su pertenencia a una Comunidad fraterna, reconocida y aprobada por la Iglesia. Acaso no son eco precisamente de esta llamada las palabras de San Pablo: “¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo… y que, por tanto, no os pertenecéis? Habéis sido comprados a precio”.

Sí, el amor de Cristo ha alcanzado a cada uno y cada una de vosotros, queridos Hermanos y Hermanas, con aquel mismo “precio” de la Redención. Como consecuencia de esto, os habéis dado cuenta de que ya no os pertenecéis a vosotros mismos, sino a Él. Esta nueva conciencia ha sido el fruto de la “mirada amorosa” de Cristo en el secreto de vuestro corazón. Habéis respondido a esta mirada, escogiendo a Aquél que antes ha elegido a cada uno y cada una de vosotros, llamándoos con la inmensidad de su amor redentor. Llamando “por nombre”, su llamada se dirige siempre a la libertad del hombre. Cristo dice: “si quieres…”. La respuesta a esta llamada es, pues, una opción libre. Habéis escogido a Jesús de Nazaret, el Redentor del mundo, escogiendo el camino que El os ha indicado.

“Si quieres ser perfecto…”

“Tendrás un tesoro en el cielo”

5. La vocación trae consigo la respuesta a la pregunta: ¿para qué ser hombre y cómo serlo? Esta respuesta da una nueva dimensión a toda la vida y establece su sentido definitivo. Tal sentido emerge en el horizonte de la paradoja evangélica sobre la vida que se pierde queriendo salvarla, y que, por el contrario, se salva perdiéndola “por Cristo y el Evangelio”, como leemos en Marcos.

De la Exhortación Apostólica
Redemptionis Donum
de Su Santidad Juan Pablo II

Anuncios

Acerca de Sor Purísima

Soy Monja de clausura Concepcionistas Franciscana y Muy feliz.
Esta entrada fue publicada en VIDA CONSAGRADA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a DÍA DE LA VIDA CONSAGRADA

  1. Blanca dijo:

    MUCHAS FELICIDADES en este día….Un abrazo

  2. Betsi dijo:

    Los consagrados son las espigas maduras del reino de Dios, aspiran a la santidad y son luz del mundo y sal de la tierra. Ellos, como ángeles en la tierra, iluminan el mundo y lo guían hacia la luz divina. Son como faros que iluminan a los hombres en la noche oscura de la humanidad, que está llena de vicios y pecados. Sin ellos, la humanidad estaría irremisiblemente condenada a las tinieblas sin fin.

    Benedicto XVI al II – Congreso Continental Latinoamericano de Vocaciones que se celebra en Cartago (Costa Rica) del 31 de enero al 5 de febrero 2011.
    “El testimonio fiel y alegre de la propia vocación ha sido y es un medio privilegiado para despertar en tantos jóvenes el deseo de ir tras los pasos de Cristo. Y, junto a eso, la valentía de proponerles con delicadeza y respeto la posibilidad de que Dios los llame también a ellos. Con frecuencia, la vocación divina se abre paso a través de una palabra humana, o gracias a un ambiente en el que se experimenta una fe viva. (…) El mundo tiene necesidad de Dios, y por eso siempre tendrá necesidad de personas que vivan para él y que lo anuncien a los demás”.

    Purísima, gracias por estar en la vanguardia de la Iglesia y en el corazón del mundo, en la oración continua y en la penitencia practicada con alegría en tu Comunidad.

    Muchas felicidades y felicitaciones !!
    Abrazos y cariños,
    Betsi.

  3. Maria Luisa dijo:

    Felicitaciones Purísima!! En el secreto de tu corazón has sabido descubrir “la mirada amorosa de Jesús”De ese encuentro nació el llamado a la vida consagrada que hoy festejas con gozo y alegría. Dichosa tú Purísima que optaste por el camino señalado por Dios. Que Él te abrigue siempre bajo sus alas inmensas de amor y redención.
    Abrazos querida Purísima!
    Nota: Disculpa la demora estuve sin Internet.

  4. Flor de María dijo:

    gracia por resaltar el don que nuestro padre dios nos da cada día
    dios la bendiga

  5. HERMIS dijo:

    FELICIDADES A TODOS LOS QUE HEMOS ESCUCHADO LA LLAMADA PARA CAMINAR CON JESÚS CASTO POBRE Y OBEDIENTE VIENDO EN FRATERNIDAD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s