SANTISIMA TRINIDAD – AÑO 2010 – La vocación religiosa

SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD 

JORNADA PRO ORANTIBUS- 30 de mayo de 2010

Vida consagrada Contemplativa

 

Photobucket

LA  VOCACIÓN  RELIGIOSA 

La vocación religiosa es un misterio de amor entre un Dios que llama y un ser humano que le responde libremente y por amor. La vocación es un misterio  de elección divina. No me habéis elegido vosotros a Mí, sino que yo os he elegido a vosotros y os he destinado para que vayáis y deis fruto y vuestro fruto dure (Jn 15,16). Antes de haberte formado en el seno materno, te conocía y, antes que nacieses, te tenía consagrado     (Jer 1, 5).

La vocación es un llamado de Dios para ser puentes entre Dios y los hombres; para hablar a Dios de los hombres y a los hombres de Dios. Es un llamado a seguir en el mundo sin ser del mundo, para salvarlo. Y este llamado divino exige una respuesta, ya que muchos son los llamados y pocos los escogidos (Mt 20, 16). Dios llama a muchos, pero son pocos los que le responden y se entregan totalmente y sin condiciones a su servicio y al bien de sus hermanos. Incluso, vemos cómo en la vida real hay muchos que un día le dijeron SI y, después de un tiempo o de unos años, se cansan de su vida consagrada y renuncian a su misión, regresando a la vida del mundo. ¿Por qué? Se ha dicho muchas veces que la principal causa de las defecciones religiosas y sacerdotales está en la falta de oración. Cuando falta la oración, que es comunicación amorosa con el Señor, es como si nos faltara el amor para la entrega total. Somos incapaces de seguir adelante, como un coche que se queda sin gasolina y ya no puede avanzar más. Por eso, hay que ser fieles a la oración diaria, es decir, al amor diario con el Señor. La oración es la base y fundamento de la vida espiritual y de la vida religiosa. Sin oración auténtica no puede haber amor profundo y total a Dios.  Con una oración superficial ¿qué se puede esperar?

La vocación es entrega total, es aspiración a la santidad, es un llamado a ser luz y amor para los demás. Es un eco actual de la llamada eterna  de Dios, pues Dios nos ha escogido desde  toda la eternidad para amar a todos sin condiciones. La vocación es una invitación a seguirle en exclusiva. Es como si Jesús dijera: ¿Me amas? ¿Quieres amarme como esposa y madre de todos los hombres?

La vocación es una predilección maravillosa, un privilegio inmerecido, un regalo extraordinario, que nunca podremos agradecer suficientemente. Es una llamada gratuita y personal de Dios que espera también una respuesta diaria y personal. Esto quiere decir que debemos vivir nuestra vocación día a día con nuestras renuncias, nuestra obediencia, nuestra entrega y nuestro amor total. Así la vocación irá madurando y seremos más y más conscientes de lo que significa para nosotros esa  predilección de la llamada de Dios y de lo que supone nuestra respuesta definitiva a su amor.

La vocación hay que vivirla sin medias tintas, sin ambigüedades, sino con un corazón indiviso para Dios y para los demás. El amor es lo que da sentido a la llamada y a la respuesta personal. Sin amor, la vida religiosa sería como una lámpara sin aceite. Ser esposas de Jesús significa entregarse totalmente a Él para hacerlo feliz en cada instante de la vida  y, por Él y con Él, hacer felices a los que nos rodean, abarcando  con nuestro amor a todo el universo.

La vocación, en una palabra, implica una misión de servicio universal, ser madres de todos los hombres, ser luz en el mundo y vivir para los demás con una aspiración constante a la santidad.

JUAN  PABLO  II  Y  LA  VOCACIÓN

Decía el Papa Juan Pablo II: Quisiera preguntar, amadísimos jóvenes, a cada uno de vosotros: ¿Qué vas a hacer de tu vida? ¿Cuáles son tus proyectos? ¿Has pensado alguna vez en entregar tu existencia totalmente a Cristo? ¿Crees que puede haber algo más grande que llevar a Jesús a los hombres y a los hombres a Jesús? (Roma, 13 de mayo de 1984).

Pido a cada uno de vosotros, que se interrogue seriamente sobre si Dios no lo llama a seguirle. Y a todos los que sospechan  tener esta posible vocación personal, les digo: Rezad tenazmente para tener la claridad  necesaria, pero luego decid un alegre sí. Dios ha pensado en nosotros desde toda la eternidad y nos ha amado como personas únicas e irrepetibles, llamándonos a cada uno por nuestro nombre.       (Cristifideles laici 58).

Una experiencia de vida religiosa

Estudié Derecho en la universidad y terminé mi carrera con buenas notas. Conseguí trabajo muy pronto y estuve ejerciendo mi profesión durante más de tres años en una entidad pública. Y, en ese momento, cuando ya tenía todo lo que había deseado, sentí en mi alma que Dios me pedía que hiciera una opción radical por Él, dándole todo. Fue un encuentro con Dios particularmente fuerte, inefable. Vi claramente en mi alma que Cristo me llamaba. Es como si me estuviera diciendo al oído: Mira, todo esto que estás haciendo es bueno, está bien…, pero ahora vende todo lo que tienes, dáselo a los pobres y ven y sígueme.

Este Ven y sígueme comenzó a resonar en mi alma cada vez con  más fuerza y se fue abriendo paso en mi corazón entre vacilaciones interiores. Y decidí corresponder libremente al amor de Dios. Comencé a ir a misa todos los días y a comulgar diariamente. Recibir a Jesús en la comunión se convirtió para mí en una necesidad. Necesitaba contemplarle, quería darme por entero a Él.

La gente me decía: Eres joven, tienes buen trabajo y toda la vida por delante… ¿Y lo vas a echar todo a rodar de esa manera? ¿Es que te has vuelto loca? Yo confié en Dios, me arriesgué y opté por Él, contando con su gracia y su fortaleza. Y ahora aquí me tienes, vale la pena entregarse del todo a Dios. El Señor da el ciento por uno. Me siento inmensamente alegre y feliz. A todos los llevo en mi corazón y los presento cada día al Señor. Esa es la misión de mi vida: orar por todos los hombres y ofrecer mi vida por ellos para salvarlos.

***********

Y para terminar, unas preguntas: ¿Qué vas a hacer con tu vida? ¿Cuáles son tus proyectos? ¿Has pensado en la posibilidad de ser religiosa y consagrarte totalmente al servicio de Dios y de los demás? Si no estás segura, te  recomiendo que vayas todos los días a los pies de Jesús, ante el sagrario, y le preguntes: Señor, ¿qué quieres de mí? ¿Cuál es mi misión? Y Él te responderá, quizás sin palabras,  pero con toda claridad.

 

ÁNGEL PEÑA O.A.R

Anuncios

Acerca de Sor Purísima

Soy Monja de clausura Concepcionistas Franciscana y Muy feliz.
Esta entrada fue publicada en ¿QUÉ ES LA VOCACIÓN? y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a SANTISIMA TRINIDAD – AÑO 2010 – La vocación religiosa

  1. Maria luisa dijo:

    Recuerdo una canción que cantaban mis nietos cuando eran pequeñosy que decía " Vi vida tiene un teléfono para hablar con Dios, y ese teléfono no tiene número,porque su número es la ORACION. La oración fortalece la misión a la fuimos llamados, y esa misión,como tú dices, es el puente que nos une con los demás hombres.Entre todas las vocaciones,la vocación religiosa , por su valor intrínseco , debe sustentarse no solo en las buenas obras sino en VIDA DE ORACIÓN,absolutamente necesaria para perseverar y evitar las acechanzas del enemigo. Que Dios te bendiga y esa alegría que manifiestas se multiplique y renueve todos los días. Un abrazo:María Luisa

  2. En el camino hacia Dios. dijo:

    La oración es agua en nuestra sed, luz en nuestra oscuridad, nada hay mejor que el diálogo con Dios, fuente de Vida y Verdad.Un abrazoMaribel

  3. Blanca dijo:

    Querida Sor Purísima: gracias porque he leído una preciosa entrada…Por ser la Jornada de la Vida Contemplativa, quise venir a darte un abrazo y dejarte un saludo.LA JORNADA PRO ORANTIBUS, tiene para mí muchos recuerdos, pues tuve la suerte de tratar al P. Gerardo Escudero, que trabajó toda la vida por las Contemplativas…FELICIDADES por ser de esa parcela que ha escogido la mejor parte, y que sois como pararrayos de intercesión, como bien nos dices, para hablar al Señor de los problemas de los hombres y a estos de la grandeza de un Dios que es AMOR.¡Feliz día de la Santísima Trinidad! Un abrazohttp://corrientita.iespana.es/

  4. Betsi dijo:

    Purísima !!Que la Virgen Santísima, Madre y modelo de la vida consagrada y mujer eucarística bendiga tu santa vocación, para gloria de Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.Con cariño y admiración !!Betsi.¡Venid adoradores! ¡Adoremos a Cristo Redentor!Este año la Jornada Pro Orantibus tiene feliz coincidencia con el Congreso Eucarístico Nacional. De ahí la elección del lema, «¡Venid adoradores!», que es júbilo, llamada y convocatoria a detenernos en contemplación de quien es centro de la existencia del bautizado, y de manera peculiar de aquellas personas consagradas, varones y mujeres, que han recibido la especial vocación de la vida contemplativa.Elevamos nuestra acción de gracias a la Santísima Trinidad por los hermanos y hermanas contemplativos, quienes, en la espera vigilante de la venida del Señor, encierran sus vidas en la clausura como «respuesta al amor absoluto de Dios por su criatura y el cumplimiento de su eterno deseo de acogerla en el misterio de intimidad con el Verbo, que se ha hecho don esponsal en la Eucaristía y permanece en el sagrario como centro de la plena comunión de amor con Él […]. De esta forma, la separación del mundo da a toda la vida de clausura un valor eucarístico» (Verbi sponsa, 3).Junto a ellos, gozosos, exclamamos:¡Venid adoradores! ¡AdoremoS a Cristo Redentor!Lourdes Grosso García, M. IdDirectora del Secretariado de la Comisión Episcopalpara la Vida Consagrada 

  5. Prados dijo:

    ¡Felicidades!, aunque con retraso.¡Qué bonito el testimonio de la mujer que se consagró!: Deja todo, ven y sígueme.Vds, son los pulmones espirituales de nuestro mundo. Que Dios les bendiga y les guarde en las mejores condiciones.Un abrazo Sor Purísima.

  6. beatriz ricci dijo:

    Sor Purísima, Dios sea en su alma.Me comunico con usted, ya que quisiera saber si fuera posible por este medio, si yo una mujer de 65 años,viuda, pudiese ser admitida en su orden. Soy argentina,independiente,y con el corazón puesto en el de Jesús y en el de la Inmaculada,queriendo seguir haciéndolo en la vida contemplativa. Tengo hijos,ellos saben que desde muy joven,sentí el llamado,Dios sabrá porque me llevó su voluntad por otros caminos.Hoy siento que ese llamado, sigue encendido en mi alma.Gracias por la bondad de atender mis palabras. Sea bendita por Nuestro Señor Jesucristo y La Inmaculada la abrace con su inmenso amor. Esperando su respuesta, en Cristo Beatriz Ricci

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s