ACCIÓN DE GRACIAS POR LA VIDA CONSAGRADA – 2010

Todos somos conscientes de la riqueza que para la comunidad eclesial constituye el don de la vida consagrada en la variedad de sus carismas y de sus instituciones. Juntos damos gracias a Dios por las Ordenes e Institutos religiosos dedicados a la contemplación o a las obras de apostolado, por las Sociedades de vida apostólica, por los Institutos seculares y por otros grupos de consagrados, como también por todos aquellos que, en el secreto de su corazón, se entregan a Dios con una especial consagración.

(Exhortación Apostólica Postsinodal Vita Consecrata) 

Oración a la Trinidad

Trinidad Santísima, beata y beatificante, haz dichosos a tus hijos e hijas que has llamado a confesar la grandeza de tu amor, de tu bondad misericordiosa y de tu belleza. Padre Santo, santifica a los hijos e hijas que se han consagrado a ti para la gloria de tu nombre. Acompáñales con tu poder, para que puedan dar testimonio de que Tú eres el Origen de todo, la única fuente del amor y la libertad. Te damos gracias por el don de la vida consagrada, que te busca en la fe y, en su misión universal, invita a todos a caminar hacia ti. Jesús Salvador, Verbo Encarnado, así como has dado tu forma de vivir a quienes has llamado, continúa atrayendo hacia ti personas que, para la humanidad de nuestro tiempo, sean depositarias de misericordia, anuncio de tu retorno, y signo viviente de los bienes de la resurrección futura. ¡Ninguna tribulación los separe de ti y de tu amor! Espíritu Santo, Amor derramado en los corazones, que concedes gracia e inspiración a las mentes, Fuente perenne de vida, que llevas la misión de Cristo a su cumplimiento con numerosos carismas, te rogamos por todas las personas consagradas. Colma su corazón con la íntima certeza de haber sido escogidas para amar, alabar y servir. Haz que gusten de tu amistad, llénalas de tu alegría y de tu consuelo, ayúdalas a superar los momentos de dificultad y a levantarse con confianza tras las caídas, haz que sean espejo de la belleza divina. Dales el arrojo para hacer frente a los retos de nuestro tiempo y la gracia de llevar a los hombres la benevolencia y la humanidad de nuestro Salvador Jesucristo. (cf. Tt 3, 4). 

Invocación a la Virgen María

María, figura de la Iglesia, Esposa sin arruga y sin mancha, que imitándote « conserva virginalmente la fe íntegra, la esperanza firme y el amor sincero », sostiene a las personas consagradas en el deseo de llegar a la eterna y única Bienaventuranza. Las encomendamos a ti, Virgen de la Visitación, para que sepan acudir a las necesidades humanas con el fin de socorrerlas, pero sobre todo para que lleven a Jesús. Enséñales a proclamar las maravillas que el Señor hace en el mundo, para que todos los pueblos ensalcen su nombre. Sostenlas en sus obras en favor de los pobres, de los hambrientos, de los que no tienen esperanza, de los últimos y de todos aquellos que buscan a tu Hijo con sincero corazón. A ti, Madre, que deseas la renovación espiritual y apostólica de tus hijos e hijas en la respuesta de amor y de entrega total a Cristo, elevamos confiados nuestra súplica. Tú que has hecho la voluntad del Padre, disponible en la obediencia, intrépida en la pobreza y acogedora en la virginidad fecunda, alcanza de tu divino Hijo, que cuantos han recibido el don de seguirlo en la vida consagrada, sepan testimoniarlo con una existencia transfigurada, caminando gozosamente, junto con todos los otros hermanos y hermanas, hacia la patria celestial y la luz que no tiene ocaso.

Te lo pedimos, para que en todos y en todo sea glorificado, bendito y amado el Sumo Señor de todas las cosas, que es Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Juan Pablo II

Anuncios

Acerca de Sor Purísima

Soy Monja de clausura Concepcionistas Franciscana y Muy feliz.
Esta entrada fue publicada en VIDA CONSAGRADA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a ACCIÓN DE GRACIAS POR LA VIDA CONSAGRADA – 2010

  1. Chari dijo:

    La Jornada Mundial de la Vida Consagrada llama un año más a nuestras puertas. Juan Pablo II instituyó esta celebración en 1997 y la confió a la protección maternal de María. Lo hizo con una triple intención. Primeramente, para “dar gracias a Dios por el don de la vida consagrada” en la Iglesia. En segundo lugar, para “ayudar a toda la Iglesia a valorar cada vez más” el testimonio de quienes han elegido seguir a Cristo así y promover en el pueblo de Dios “el conocimiento y la estima” de esta forma de vida. Y, en tercer lugar, para que las personas consagradas celebren este día como una “ocasión propicia para renovar el compromiso de su consagración”. ¡Cuánto amó Juan Pablo II a la vida Consagrada!No quisiera ser autocomplaciente ni arrogante ante esta celebración que los consagrados vivimos con alegría. La vida consagrada no puede dejar nunca de vivir con una tensión permanente su propia conversión. No somos ángeles. No somos tan santos como lo que estamos llamados a ser. Confesamos nuestra debilidad y nuestro pecado. Con todo, ahí estamos, desde hace más de dos mil años, fieles a la Iglesia y al Evangelio del que nos gustaría ser, cada día más, una “exégesis viviente” (Benedicto XVI). Intentamos vivir ese ideal lo mejor que sabemos y podemos. Al calor de la Palabra, con la gracia de Dios y el aliento de aquellos que nos estiman y nos quieren alcanzaremos, sin duda, cotas mayores de santidad. Disculpadme si se me desliza un poco de orgullo (me gustaría que éste fuera sano) al mirar esta historia viva de fidelidad que sigue dando tan buenos frutos de santidad al mundo y a la Iglesia.Amar la vida consagrada es amar a la Iglesia. Y viceversa. Así nos lo ha enseñado la historia vivida y la tradición. Por eso, a veces nos quejamos de quienes parecen no estimar y no conocer la vida consagrada. De aquellos que viven siempre mirándola con el cristal oscuro, haciéndola de menos, fijándose siempre más en sus defectos (¡los tiene bien grandes!) que en sus virtudes. De aquellos que están siempre prontos para corregirla (casi nunca fraternalmente) o para querer domesticarla y cuentan sus bajas regodeándose, viéndolas como si fuera la prueba de su fracaso. Quizá no haya malicia. Esta falta de estima, en el fondo, no es otra cosa que una gran falta de fe.Cuando se habla de secularización interna de la Iglesia, yo les miro a ellos, a los que creen que somos nosotros y no Él quien construye la casa. Rezo por aquellos que creen encontrar en otros (¡quizá de última hora!) soluciones de via rápida a todos los males de la institución eclesial o de la evangelización saltándose con cuatro comentarios o juicios sumarios, desencarnados y sin perspectiva, el respeto debido a quienes peinan canas por amor a la Iglesia y al Dios de Jesús; a aquellos que portan en su cuerpo las marcas de Jesús. ¡Pobres de aquellos que creen que la Iglesia y su misión dependen más de sus miembros que del Señor de la historia!Cualquiera que mire desapasionadamente la vida consagrada cae en la cuenta de algo evidente: su presencia y su mera existencia durante tantos siglos es su mejor carta de presentación, su más evidente justificación. No necesita otra. Es una verdad patente y objetiva: ahí hemos estado, seguimos y, si Dios quiere, seguiremos transmitiendo esperanza y siendo un signo de la trascendencia que habita el mundo. Un signo humilde de la presencia de Dios entre los hombres. Somos –alguien lo ha dicho–, como aquellos que esperan, de pie, en la parada del autobús. Nuestra presencia hace innecesaria la pregunta. Todos intuyen que si estamos ahí de pie es porque el autobús pasará. Somos, pues, un signo –quizá frágil, pequeño e imperfecto– de que Dios está entre nosotros y es capaz de dar sentido a la vida humana. Un signo de esperanza en un mundo en el que la crisis atenaza y acongoja el corazón humano. No temáis –decimos al mundo– el autobús llegará. El Señor cumplirá sus promesas.En medio de una sociedad cada vez más secularizada, nuestra vida y nuestro compromiso vital significan una apuesta clara y sin equívocos por la fidelidad a Dios y a la humanidad. La Iglesia lo sabe y por eso quiere celebrarlo. Juan Pablo II al instituir esta jornada tomó las mismas palabras que Santa Teresa: “¿Qué sería del mundo sin los religiosos?”. Me gustaría poder decir que sin ellos, en el mundo habría menos luz. Quisiera creerlo así. Me siento feliz de renovar mi compromiso porque esto sea así. Aun con temor y temblor, me atrevo a decir con todos y todas las personas consagradas del mundo que la vida consagrada –esta extraña pero entrañable forma de vida en la Iglesia– siente una vivísima pasión por Cristo y por la humanidad.Los vemos caminar pausadamente, con una cadencia delicada y firme, con mochila en ristre y bastón de apoyo. Son los peregrinos que cada año pasean los diversos caminos que conducen a una meta singular: Santiago de Compostela. La vida consagrada es también una peregrinación, que pone en marcha nuestra mejor pertenencia hacia el Tú que a cada uno ha convocado el Señor cuando pronunció con sus labios divinos nuestro nombre diciéndonos ¡ven! El paso de los siglos ha ido dejando estelas en un camino que cruzó nuestra tierra, un camino que tenía como origen la búsqueda de la belleza y del bien que palpita en el corazón humano, y que ha hallado como respuesta a todas suspreguntas el encuentro con aquel Hombre Dios que no sólo nos dijo cuál era el camino sino que se puso a recorrerlo con nosotros. Cristo es Camino y caminante junto a cada uno de nosotros.MUCHOS BESOS Y BENDICIONES

  2. Blanca dijo:

    Qué detalle, Señor, has tenido conmigocuando me llamaste, cuando me elegiste,cuando me dijiste que tú eras mi amigo.qué detalle, Señor, has tenido conmigo. Te acercaste a mi puerta y pronunciaste mi nombre.Yo temblando te dije: aquí estoy, Señor.Tú me hablaste de un Reino, de un tesoro escondido,de un mensaje fraterno que encendió mi ilusión. Yo dejé casa y pueblo por seguir tu aventura,codo a codo contigo comencé a caminar.Han pasado los años y aunque aprieta el cansanciopaso a paso te sigo sin mirar hacia atrás. Qué alegría yo siento cuando digo tu Nombre,qué sosiego me inunda cuando oigo tu voz,qué emoción me estremece cuando escucho en silenciotu palabra que aviva mi silencio interior.(Letra: José Antonio Olivar). Un fuerte abrazo querida Sor Purísimahttp://corrientita.iespana.es/

  3. En el camino hacia Dios. dijo:

    El día 2 es la fiesta de la Patrona de mi Parroquia. Es un día lleno de celebraciones y de luz. Bendigamos al Señor por todos sus dones. Amén

  4. Betsi dijo:

    Muchas felicidades Purísima, criatura de Dios !!Los consagrados son las espigas maduras del reino de Dios, aspiran a la santidad y son luz del mundo y sal de la tierra. Ellos, como ángeles en la tierra, iluminan el mundo y lo guían hacia la luz divina. Son como faros que iluminan a los hombres en la noche oscura de la humanidad, que está llena de vicios y pecados. Sin ellos, la humanidad estaría irremisiblemente condenada a las tinieblas sin fin.Un auténtico consagrado debe estar enamorado del Señor, de modo que pueda decirle cada día: "Tú eres la razón de mi vida y el centro de mi corazón. Sin Ti no puedo vivir. Por Ti he dejado todo y te amo y te sirvo en mis hermanos".Purísima, que Dios te bendiga por medio de María !!Betsi.

  5. Prados dijo:

    ¡Felicidades!, en este día tan especial. Qué Dios les bendiga a Vd. y a sus hermanas. Un abrazo.

  6. Myrian dijo:

    He rezado contigo estas hermosas oraciones y te envío un abrazo Purísima. Me dais mucha alegría todas las personas que os dedicais a Dios integramente, sin otras aspiraciones en la vida que vivir con El y para El. Haceis mucho bien.

  7. Chari dijo:

    hola buenos dias; espero que pases un feliz fin de semana. muchas bendiciones y muchos besos*-*Hoy es el día para comenzar a ser la persona que quieres ser. El mundo es un mejor lugar, porque tú formas parte de él. Eres alguien especial y tienes algo muy especial que ofrecer. Todo lo que tú desees lo podrás obtener.Tan sólo cree en ti mismo,ten fe y confianza en tu ser.Así lograrás que la semilla de tu verdadero yo pueda florecer.*-*

  8. Maria luisa dijo:

    Oro por todos los consagrados, para que su vida sea faro que ayuda al caminante y me regocijo ante esta expresión:" como también por todos aquellos que, en el secreto de su corazón, se entregan a Dios con una especial consagración" El Señor nos acoge a todos los que lo aceptamos en nuestra vida y nos abraza junto a los que por amor le han consagrado su vida. Aunque con días de demora, lleguen a tí mis felicitaciones por llevar escrito en tu corazón el nombre del amado JESÚS.¡FELICIDADES Y BUENA COSECHA!!!! Un abrazo:María luisa

  9. Chari dijo:

    Sol Conseva siempre tu bondad y no pierdas la capacidad de amar.Porque entonces, el éxito te premiaráen formas que ni puedes imaginarte.Con el correr del tiempo, verás que trabajar duro da sus frutosy que mantenerse sano es esencial. Aprende a discernir cuandousar la mente y descansar el cuerpo, y cuando lo opuestotiene más sentido. Saber enfrentar todo lo que la vida te presente noes una mera cuestion de coincidencias.Tienes tantas oportunidades delante tuyo! No te apresures alimitar tus elecciones, porque podrías limitar las posibilidadesde dichas inimaginables que te aguardan.Tienes un gran corazón. Mantenlo pletórico de dicha. Tienes una mente esclarecida. Sigue buscando nuevas formas deevolucionar. Sigue anhelando. Sigue aprendiendo. Siguetratando. Sigue sonriendo. Y sigue recordando que el amoresta contigo… dondequiera que vayas.

  10. Chari dijo:

    Hola Sor buenos dias; como estas’ espero que bien. te deseo muchas bendiciones y muchos besos. Hoy, Señor, Te damos gracias por la vida, la tierra y el sol. Hoy, Señor, queremos cantar las grandezas de tu amor. Gracias, Padre, mi vida es tu vida, tus manos moldean mi arcilla, mi aliento es tu aliento divino, tu sonrisa en mis ojos está.Gracias, Padre, Tú guías mis pasos, Tú eres la luz y el camino; conduces a Ti mi destinocomo llevas los ríos al mar. Gracias, Padre, me hiciste a tu imagen y quieres que siga tu ejemplo, brindando mi amor al hermano construyendo un mundo de paz.

  11. judith garcia dijo:

    necesito un agradecimiento de consagracion espero y alguien pueda ayudarme…… saludos que dios los vendiga siempre*

  12. MARIA NILSA OSSA dijo:

    muy bonitas las oraciones y es muy justo que se le haga un reconocimiento a la vida consagrada sobre todo a esas personas valientes que un día optaron por cristo para servir a los hermanas mas necesitados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s